Donde la historia cobra vida

Convento San José (Ruta Teresiana)

 

 

 CONVENTO DE SANTA TERESA(Monasterio de San José):

Segunda fundación de Santa Teresa de Jesús,fundadado el 15 de Agosto de 1567. Aquí inició la reforma de la orden Carmelita junto a San Juan de La Cruz,en este convento se encontraron ambos por primera vez ,hecho que cambió el rumbo de sus vidas.

 

Monasterio de san José de carmelitas descalzas (II fundación)

Abierto los sábados: solo visitas guiadas. Mañana: 11:15, 12:00 y 12:45 – Tarde: 16:15, 17:15 y 18:15

Grupos de máximo 20 personas (para grupos más numerosos consultar disponibilidad) (2 € por persona)

Información y reservas tfno: 675-607893

 

 

Museo de las Ferias

Ferias Internacionales Medinenses

mseodelasferias

Fue inaugurado el mes de abril del año 2000 en la antigua iglesia de San Martín, edificio fundado en 1512 por los cortesanos de los Reyes Católicos, Pedro de Ribera y María de Medina.

En el Museo de las Ferias se pretende reflejar la importancia que las actividades comerciales tuvieron y aún tienen para la economía, la cultura y el arte en la sociedad, tomando como guión expositivo el mundo de las célebres ferias de alcance internacional celebradas en Medina del Campo durante los siglos XV y XVI. Para ello se expone una extraordinaria colección de piezas artísticas, históricas y documentales, originales de aquellos tiempos, relacionadas con los mercados feriales; asimismo, se incorporan en su discurso elementos audiovisuales complementarios.

Tras la clausura de la Exposición “Simón Ruiz: mercader, banquero y fundador”, y a quince años vista de la inauguración del Museo, se ha considerado oportuno renovar la colección permanente del museo para ofrecer al visitante un discurso expositivo más claro y coherente, al tiempo que se incorporan nuevas obras artísticas, objetos históricos y documentos mercantiles, estos últimos procedentes del Archivo Simón Ruiz. De este modo, los seis capítulos temáticos en los que estaba repartida hasta el momento la colección expuesta, se reducen ahora a tres: el primero dedicado a las clásicas ferias de mercancías, el segundo a las “exclusivas” ferias de pagos y las transacciones financieras, y el tercero a Simón Ruiz, personaje en el que se encarnan ambas facetas, la de comerciante y la del gran hombre de negocios, en el contexto de las ferias internacionales de Medina del Campo.

Para más información visitar la web del Museo de las Ferias http://www.museoferias.net/ 

Plaza Mayor

Nuestro patrimonio

plazaMayorcolegiata

Estás en Medina del Campo, una ciudad imprescindible para entender la historia de España. No, no es una exageración, como tampoco lo sería afirmar que estás pisando la Plaza Mayor más grande del país con más de 14.000 m². Si quieres abarcar con la vista los tres poderes tradicionales —Iglesia, Municipio y Corona— tendrás que retroceder algunos pasos.

La Colegiata de San Antolín —con su torre— es esa enorme mole de ladrillo con fachada de piedra que se levanta a tu flanco izquierdo. Destaca el balcón de la Virgen del Pópulo, precusor de las Capillas de Indias, orientado hacia el exterior para recibir misa sin necesidad de estar en el interior del templo.

En esta misma plaza se congregaban miles de comerciantes para hacer negocios en sus ferias internacionales y hasta que el sacerdote no terminaba el rito, los tratos no tenían valor jurídico. De ahí la expresión “esto va a misa”.

El edificio que se levanta junto a la Oficina de Turismo es la Casa Consistorial, y más allá el Palacio Real Testamentario, donde la Reina Isabel firmó su testamento y el posterior codicilo, y falleció.

Un poco de historia

Los primeros vestigios de asentamientos humanos en estas tierras han sido datados en la Edad de Hierro. Pero sería siglos después, primero con la dominación romana y después con la árabe, cuando el lugar adquiere entidad como poblamiento estable. De los romanos se han encontrado restos arqueológicos en una loma llamada “las peñas” y de los árabes ha quedado el nombre de “Medina”. El documento más antiguo en el que aparece citada la población (como “Metina”) es una carta de donaciones de 1107. En aquel tiempo ya era una plaza privilegiada por su rapidísimo crecimiento tras la repoblación ordenada por Alfonso VI, y por su disposición defensiva (estaba entonces el pueblo en la margen derecha del río Zapardiel, en los mismos lugares donde hoy se alza el Castillo). En 1258 Alfonso X confirma los fueros medinenses. Fernando IV convoca por primera vez las Cortes de Medina, que celebrarían sesiones a lo largo de los siglos XIV y XV. Desde entonces y hasta hoy, prácticamente todos los reyes o gobernantes españoles han pasado alguna vez por las calles de la Villa.

El reconocimiento internacional de Medina llegó con las Ferias y se marchó con ellas. Pero aquel esplendor no estuvo exento de sobresaltos: en 1492 un incendio fortuito arrasó 260 edificios (como consecuencia del hecho, nació la “Ordenanza de fuegos”, de la Reina Católica). 

Otro incendio, esta vez provocado por las tropas de Carlos I, redujo a cenizas veintiocho años después más de 900 casas. El hecho, acaso el más heroico y luctuoso de su historia, fue consecuencia de la resistencia que los vecinos opusieron al ejército de Carlos I durante la Guerra de las Comunidades, cuando se negaron a entregar la artillería con la que los imperiales pretendían arrasar la ciudad de Segovia. 

Desde principios del siglo XVII y hasta la llegada del ferrocarril a mediados del XIX, la localidad va conociendo un lento languidecer. Sólo la imprenta medinense (acaso heredera de aquellos magníficos escribanos antiguos) mantiene en alto el buen nombre del lugar. 

Pero un nuevo renacimiento llegó con la actual centuria: Medina se asienta en la modernidad recuperando su importancia en las comunicaciones terrestres entre el sur y el noroeste peninsular, tanto por tren como por carretera. El sector servicios, la agricultura y la industria de transformación (sobre todo el mueble) se convierten en el motor económico. El censo de población pasa de los 2.760 habitantes en 1850, a los más de 20.000 de la actualidad.

Medina del Campo es una de las tres cabeceras de Partido Judicial de la provincia y, tras la capital, la población más importante de Valladolid.

La riqueza económica – como en cualquier lugar – ha ido pareja a la riqueza artística y monumental. Fueron los siglos XV y XVI, cuando se levantaron la mayor parte de los edificios civiles, religiosos y militares de la Villa. Aunque por el camino del tiempo se perdieron algunas importantes construcciones (las murallas y sus puertas; algunos palacios; una docena larga de iglesias, conventos y monasterios...) aún hoy puede verse buena parte de aquel pasado arquitectónico de esplendor.

El casco antiguo fue declarado conjunto histórico artístico en 1978.

 

Subcategorías

No te puedes perder

Convento San José (Ruta Teresiana)

Convento San José (Ruta Teresiana)

Viaje a la Villa de las Ferias de los s. XV y XVI

Viaje a la Villa de las Ferias de los s. XV y XVI

Visitas Teatralizadas

Visitas Teatralizadas

Castillo de la Mota

Castillo de la Mota

Palacio Real Testamentario

Palacio Real Testamentario

Torre y Colegiata de San Antolín

Torre y Colegiata de San Antolín

image

Qué Visitar

La historia ha dejado un importante legado patrimonial en Medina del Campo. Ver Más
image

Agenda de Eventos

No te pierdas nada de lo que pasa en nuestra localidad. Mantente informado. Ver Más
image

Fiestas de Interés

Los Encierros Tradicionales han sido declarados Fiesta de Interés Turístico Nacional. Ver Más
image

Ferias de Medina

Medina es un lugar conocido en toda Europa gracias a sus Ferias. Ver Más
image

Comer y Dormir

La cocina tradicional, elaborada con mimo y cariño. Sigue soñando durante tu viaje. Ver Más
  • 1

La villa de los mil planes

Descubre los secretos de Medina del Campo, a través de nuestra selección de rutas guiadas. Te proponeos que conozcas nuestra villa de una forma diferente. 

image
image
image
img 22.png
img 21.png
img 21.png